Martin Frascaroli: Emprendedor Serial según Clarín Pymes

Les mostramos la nota publicada en el suplemento Pymes Clarín de Marzo ’13 sobre nuestro fundador y CEO, Martín Frascaroli y el crecimiento de Aivo con AgentBot. Abajo, la transcripción completa. ¡Muchas gracias Clarín por la excelente cobertura!

Emprendedor serial

Enseñó computación, tuvo un cibercafé y formas de software y marketing online. Pero, con las soluciones para automatizar servicios de atención al cliente de Aivo, dio en la tecla.

Natural de Leones, en Córdoba, Martín Frascaroli se diferencia del prototipo del emprendedor de alto impacto, aunque lo es. Estudió Ingeniería en Sistemas y Marketing, pero no terminó ninguna de las dos carreras. A los 13 años, daba clases de computación, a los 16 tenía una radio en su ciudad. Cuando fue a estudiar a Córdoba capital puso un cibercafé y luego intentó con una firma de servicios de software, con la que perdió todo el dinero que había ganado.

En el 2005, empezó a hacer sitios web para Estados Unidos y aplicaciones para call centers, aunque le picó el bichito de los productos innovadores de marketing digital. “Hicimos dos soluciones: una detectaba los celulares y les podía enviar publicidad; otra seguía los movimientos de las manos y podía diseñar una vidriera interactiva. Pero cuando fui a Endeavor, me dijeron que estaba perdiendo el foco y tenían razón: nadie entendía todo lo que hacíamos, recuerda. Y continúa: “Me recomendaron que fuera a La Red Innova y volví distinto. Creé una regla de las 3R, según la cual cada producto que desarrolláramos tenía que ser replicable, rentable y global. Pero ninguno lo era, así que decidí discontinuarlos y hacer un producto único que entendiera el lenguaje de los usuarios y respondiera automáticamente como aplicación de servicio al cliente. Un prototipo sobre Messenger nos permitió obtener el primer cliente y aliarnos con Microsoft”.

A continuación, lo adaptó a Facebook y Twitter, y le agregó las opciones en inglés y portugués hasta dar con lo que es el caballito de batalla de Aivo, un producto que automatiza la atención al cliente sobre temáticas frecuentes en canales digitales, como si lo hicieran personas reales, sólo que las 24 horas, los siete días de la semana y en simultáneo para una cantidad ilimitada de usuarios. “El modelo de negocio se basa en cobrar por conversación atendida. Eso le permite a las empresas bajar sus costos hasta 80%. Así, solucionamos un doble problema, ya que los clientes normalmente no están conformes con el servicio y las empresas no tienen más recursos para mejorarlo”, vende Frascaroli.

Y todo basado en el bootstrapping: es decir, reinvirtiendo los ingresos. “Si lo tuviera que hacer de nuevo, no lo haría así, pero era lo que tenía a mano”, admite. De hecho, recién el año pasado recibió dinero de un grupo de inversores ángeles, que prevé utilizar para su expansión global. “Con esa plata (cuya cifra prefiere no revelar) vamos a tener presencia en América latina y en Silicon Valley, adonde lo más probable es que me mude para apalancar la empresa con una ronde de inversión, ya que la situación económica impide pensar en una compañía global desde la Argentina, lo que es una lástima.”

Con clientes del rubro financiero y de telecomunicaciones en nuestro país, Brasil, Chile, Ecuador y Estados Unidos, a los que atiende desde Córdoba capital, factura US$ 1 millón al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>